PROPUESTA DE INVESTIGACION SOBRE LOS PUEBLOS INDIGENAS DE PANAMA: INCIDENCIA EN LA PROBLEMATICA DEL

I.-ANALISIS  DEL CONTEXTO

Varios pueblos indígenas de las cinco comarcas de Panamá, han encontrado su hogar y su fuente de subsistencia en los bosques y difieren en tamaño y distribución de acuerdo a la posición y al clima, algunos se instalan en los ríos más extensos del país.    

Las comarcas indigenas no escapan  de los graves problemas ambientales, que incluyen la destrucción de los recursos del bosque, la reducción de la diversidad biológica, la erosión de las tierras agrícolas, ganaderas y forestales, la contaminación de las aguas interiores y litorales, la disminución de los caudales de los ríos de la vertiente Pacífica y el crecimiento urbano desordenado que impera sobre toda la región metropolitana. A su vez, estos problemas ambientales interactúan con unas circunstancias de deterioro social, expresadas sobre todo en la pobreza que aqueja a cerca de la mitad de la población del país, y con un crecimiento económico que tiende a concentrarse en los sectores productivos más vinculados a la economía global, los cuales emplean tecnología muy sofisticada y generan relativamente poco empleo.

En algunos de los sectores la destrucción de los bosques es evidente lo cual contribuye a incrementar el calentamiento climático y  se ha demostrado que los cambios del clima perjudican, ya sea con inundaciones o en otra instancia la sequia producto de lluvias; que  a su vez trae como consecuencia extinción masiva de especies y la desintegración de los ecosistemas.  

Panamá no está excenta y en especial las áreas indígenas de afrontar los riesgos mayores, no sólo por razones geográficas, pues por lo general se ubican en áreas tropicales naturalmente más castigadas por los climas extremos, sino también porque presentan niveles más bajos de desarrollo humano

El territorio cuenta con siete pueblos indigenas, cada uno con sus propias costumbres, caracteristicas y tradiciones, cada uno ha luchado por su autonomía e identidad cultural.  Estas comunidades de acuerdo al Censo de Población y Vivienda que data del año 2000 representan el 10% de la población total que es de 2.839.177 habitantes; de acuerdo al estimado del   año 2007 la población hoy día es de 3.339.783 habitantes.

Se reconocen  siete grupos indigenas en el país (kunas, Bri-Bri, Emberá, Wouman, Nasos, Ngabe, Buglé) de los cuales cinco grupos están integradas en comarcas, además de la Comarca Emberá Wouman, Ngobe Bugle, en Kuna Yala se agregan las comarcas de Mandungandi y Wargandi, las cuales se encuentran a nivel de corregimientos.

El Covenio Internacional de la OIT No. 169 de 1989, garantiza los derechos de los pueblos aborígenes,  la cual establece que tienen “ derecho a conservar sus costumbres e instituciones propias, pero que no sean incompatibles con los derechos fundamentales definidos por el derecho jurídico nacional, ni con los derechos humanos cuyo reconocimiento es internacional“.   Sin embargo destacamos que el Convenio no ha sido ratificado por  los poderes legislativo y ejecutivo de Panamá.

 A continuación una breve descripción de las Comarcas indigenas:

1.-Comarca Ngabe-Bugle -  Los Ngabe viven en la cordillera central de la provincia de Chiriquí, con una población de 169.130 personas.

Los Bugle viven entre la frontera de las provincias de Bocas del Toro y Coclé y en las sabanas de Veraguas, y una población de 18.724.

Anteriormente se les conocía como el grupo Guaymí y fue establecida como comarca a partir del año 1997, mediante la Ley  No. 10

 2.-Comarca Kuna Yala, principalmente localizada en la parte insular y costera del archipiélago de San Blas ubicado en el caribe.  También encontramos la Comarca Kuna de Mandungandi localizados en los corregimientos de El Llano y Cañitas del Distrito de Chepo, provincia de Panamá; la comarca Kuna de Wargandi localizada en las áreas geografica segregada de los Distritos de Chepigana y Pinogana en la provincia de Darién.

La Comarca se encuentra reconocida mediante la Ley No.16 de 19 de febrero de 1953.  Su población  es de 61.707 habitantes.

3.-Comarca Embera-Wounaan, A los Embera anteriormente se les denominaba Chocoes,  radican en la Comarca Embera comprendidos entre los Distritos de Sambú y Cémaco en la provincia de Darién, también ocupan tierras colectivas en los ríos de Jaqué, Bagre y Balsas. De acuerdo al censo de población y vivienda que data del año 2000 la población es de  22,485 habitantes.

Wounaan, es un grupo similar a los Embera  ya que utilizan el mismo vestuario, la diferencia radica en sus hábitos y costumbres, en especial el idioma.  Viven dentro de la Comarca Embera, pero diseminados en toda la provincia de Darién y algunos en las orillas del Chagres, provincia de Panamá, con una  población de 6.882 habitantes.   La Comarca fue legalizada mediante la Ley 22 de 8 de noviembre de 1983.

4.-Los Nasos (Teribes), viven en la región occidental de la provincia de Bocas del Toro fronteriza con Costa Rica, a las orillas del río Teribe.  La población es de 3.305 personas.  

5.-El grupo Bri Bri, habita en las riberas del río Yorkin y Sixaola en el Distrito de Guabito, Provincia de Bocas del Toro región fronteriza en Costa Rica.  Son pocos conocidos y aplican sus leyes internas, cuentan con una población de 2.521 habitantes.

II.-Contexto Cultural

Los Ngabe-Buglé utilizan el lenguaje Ngäbere y el Buglere y a través del mismo transmiten a sus generaciones el conocimiento cultural.  El alfabeto Ngabere tiene 26 letras, integrado por 8 vocales y 18 consonantes.

Tienen derecho a conservar sus costumbres e instituciones que no sean incompatibles con las dispuestas por el estado panameño.

El lenguaje de los kunas se denomina dule gaya.  En el año 1925 sostuvieron la revolución Tule, por mantener la cultura y estructura política; a partir de 1938 el gobierno nacional les garantiza los derechos a la autonomia y reserva comarcal.  Cada comunidad tiene su jefe Sahila, los cuales realizan un Congreso General cada dos veces al año.  

A nivel Centro Americano los Kunas son considerados  el grupo de indigenas más fuerte manteniendo su identidad.

Sus danzas tradicionales y músicas son llamadas noga cope y los instrumentos utilizados son flautas de bambú y maracas hechas de calabaza.

El lenguaje utilizado por la Comarca Emberá- Wounaan es el  Emberá- Woun Meu.

En el pueblo Naso el lenguaje utilizado es el naso y tienen su autoridad local por medio del Rey, único en su clase en Latinoamerica.

 III.- Contexto Social

Los miembros del grupo Ngabe-Buglé tienen derecho al usufructo de la tierra de acuerdo a sus patrones tradicionales. 

Practican la balseria, que sirve para estrechar lazos con otras comunidades y tiene como objetivo establecer liderazgo dentro del grupo.  Para el desarrollo de la actividad se preparan aspectos tales como la vestimenta, alimentación y bebida y los instrumentos que serán utilizados.

La sociedad kuna está sustentada en normas definidas, tal es el caso de las mujeres quienes asumen un rol sobresaliente.  Dentro del núcleo familiar, además del padre, la madre, los hijos (as), los esposos de las hijas casadas y los hijos(as) de estos últimos conviven en la misma casa.

El nacimiento de una hija representa continuidad en la familia, los kunas consideran que las raices familiares se encuentran en el seno materno.  Al llegar a la pubertad se ponen un anillo en la nariz, utilizan chaquiras o cuentas de colores alrededor de las muñecas de las manos y de los tobillos.

 

IV.-Contexto Ambiental

Las viviendas de los Ngabe Buglé están muy distantes una de la otra y cada vivienda está rodeada de una espesa vegetación. Los habitantes del sector de las provincias de Veraguas y Chiriquí tienen viviendas pequeñas, todas forradas a manera de ranchos redondos, en el sector de Bocas del Toro las viviendas son más amplias cimentadas sobre pilotes, llamados tambos con paredes más altas, también forradas a manera de rancho rectangular.

V.-Contexto Económico

Los Ngabe-Bugle dependen de la artesania, la cual es reconocida a nivel mundial.

Los habitantes de las diferentes islas que conforman la comarca Kuna Yala se dedican al cultivo de plantaciones de coco los cuales utilizan como trueque con los comerciantes.

Los hombres kunas se dedican a la agricultura, practican el buceo para conseguir langostas y centollos para ser vendidos en las embarcaciones y empresas de la localidad.  Las mujeres se dedican a la confección de las molas, las cuales son parte del atuendo de uso diario y gozan de reconocimiento internacional.

 

 

 

VI.-MEDIO AMBIENTE-CLIMA-POBREZA

A mediados del siglo XIX los bosques de Panamá estaban cubiertos por más del 90%, concluida la década de los noventa en el siglo XX la cobertura de los bosques ha sido afectada en un 50% de la cobertura inicial, al punto que se estima que para el año 2000, existía una superficie boscosa de 3,364,591 hectáreas, es decir, un 45% de la superficie del país – sin incluir los bosques intervenidos, que cubren unas 921,553 hectáreas. La mayor parte de estos bosques se encuentra en la vertiente Atlántica, debido a que la vertiente Pacífica se ha caracterizado históricamente por una intensa actividad humana (aproximadamente el 83% de la población reside en la vertiente del Océano Pacífico).

Aunque Panamá posee una cobertura boscosa relativamente buena, la misma se ha ido reduciendo con gran rapidez en los últimos años. Los factores que inciden en la problemática de los recursos boscosos son muy complejos, y obedecen a la interacción de factores sociales, políticos, institucionales, económicos y tecnológicos.

Panamá ocupa una posición privilegiada en función al porcentaje de bosques primarios de Centroamérica y el porcentaje  de áreas protegidas (un tercio del área total de bosques) de la región, todos los demás bosques primarios de Panamá están amenazados, y junto con ellos el rico patrimonio natural que contienen y los territorios y el sustento de los pueblos nativos.   Aún así, nos encontramos en la posición 19 entre los 25 países con mayor riqueza de especies de plantas con flores, y en la posición 4 para América del Norte y Central; cuenta con los arrecifes más ricos de la región en términos de diversidad y calidad de corales, con 58 especies en el Caribe y 18 en el Pacífico. En lo que respecta a la fauna, se estima que Panamá tiene cerca del 4% de la diversidad total de anfibios y el 3.5% de los réptiles conocidos en el mundo; además, presenta el 10% de especies de aves conocidas y el 5% de de los mamíferos; 140 de las 1,307 especies de peces marinos presentes son de interés comercial, y el 25% (56 especies) de las especies de peces de agua dulce son endémicas de Panamá.

Las mayores poblaciones de estas especies se encuentran dentro de las áreas protegidas, las cuales están distribuidas en todo el país. En total hay 65 áreas protegidas, de las cuales 15 son municipales, y 19 de ellas cuentan con planes de manejo aprobados. En total, cubren una superficie de 2,547,550.76 hectáreas, es decir, el 34% del territorio nacional. Dentro de las categorías de manejo de áreas protegidas establecidas en Panamá, la de Parques Nacionales es la que cubre una mayor superficie, con un 48.1% del total de estas áreas. El Sistema Nacional de Áreas Protegidas garantiza la protección del ambiente y su diversidad biológica, y contribuye al aprovechamiento de sus recursos y de sus características geográficas, dentro de los límites propios del desarrollo sostenible

Por otra parte los problemas de la deforestación producto de los negocios del madereo en el sector Este de Panamá y en la provincia de Darién, la construcción de carreteras y de modernos proyectos habitacionales y la minería entre otros han sido identificados como las causas principales de la  degradación de los bosques en el territorio panameño.

De acuerdo a la clasificación internacional en el desempeño ambiental, efectuado por la Universidad de Yale en el año 2008, de 149 paises a nivel mundial ocupamos la posición 32 y en América Latina la quinta posición .

La experiencia demuestra que los pueblos indígenas son quienes están en mejor posición para ser los guardianes de los bosques y por tanto, para favorecer la conservación de los mismos. Es necesario entonces seguir tomando medidas que apunten al reconocimiento del derecho de esos pueblos a sus territorios.

Por su parte la Organización de las Naciones Unidas a través del Informe de Desarrollo Humano 2007-2008 señala “el cambio climático amenaza a toda la comunidad internacional, los costos humanos más severos recaen sobre los pobres, un sector sin responsabilidad alguna en la degradación ambiental”.

El Informe de Desarrollo Humano previene de que no se puede disociar el cambio climático de otras cuestiones y habrá que integrar la lucha contra la pobreza en esa materia y a la inversa.  No hay duda que los pueblos indígenas se relacionan con bajo nivel de educación,  condiciones deficientes en términos de nutrición y salud, desempleo y discriminación, entre otros aspectos.

Los indicadores de pobreza registran que la incidencia de la pobreza general en todo el pais es del 36.8% y el 16.6% en pobreza extrema.  En el área indigena es del 98.4%  y un 90% de pobreza extrema, respectivamente. 

La población que vive con menos de $1(un dólar) diario a nivel nacional es del 14.2% y en el sector indigena el 66.1%.

Tomando como punto de referencia los aspectos antes enunciados el desarrollo de un estudio debe producir una agenda para la acción en función a los siguientes resultados:

  • Identificar las tendencias de las tasas de pobreza en cada pueblo indigena y su comparativo con la totalidad de la población en un período determinado.
  • Evaluar los principales componentes del desarrollo humano en las actividades de educación, salud y nutrición, a nivel comarcal y pueblos indigenas en un período determinado.
  • Medición del impacto de los principales problemas sociales y de reducción de pobreza en los sectores indigenas.
  • Análisis del impacto de las políticas que inciden  en los resultados de pobreza y desarrollo humano de los pueblos indígenas.
  • Estudio sobre de que manera las mejoras en el desarrollo humano pueden contribuir, en el mediano plazo a la reducción de las brechas de la pobreza y a mejorar el cambio climático en los sectores indigenas.

Para desarrollar este proyecto se requiere implementer estrategias, las cuales enumeramos a continuación:

- Con la finalidad de lograr un trabajo conjunto es necesario integrar a los sectores representativos de la comunidad indigena para compartir las iniciativas del proyecto.

 -  Establecer conjuntamente con las representaciones indígenas procedimientos y mecanismos de trabajo que permitan el respeto pleno a sus derechos conforme a convenios internacionales y acuerdos en materia de pobreza y del medio ambiente

 -  Apoyar las iniciativas de participación para la definición de líneas de acción que permitan el desarrollo integral y sustentable de los grupos indígenas.

|

Comentarios

Buonas noches, Somos una pareja italiana que actualmente vive en Venezuela. Somos dos antropologos culturales y nos interesabas saber si hay todavia una posibilidad de empezar una investigacion en Panama con ustedes. Nos gustaria mudarnos para vivir en vuestro estupendo pais sobretodo porque en Ciudad de Panama esta una universidad antropologica...esperemos una vustra respuesta para enviarve mas informaciones sobre nosotros. Mi ultima investigacion ha sido sobre la escuela bolivariana en Venezuela, la de Sabina (mi esposa) sobre las parejas homosexuales con ninos en Italia. Gracias por vuestro tiempo, Christian y Sabina. 005804248333187, christianfrisone@libero.it

Chistian eatre escribiendo al correo anotado en su mensaje. Saludos y nos comunicamos.  EDIN VASQUEZ

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar